facebook-hoover twitter-hoover behanse-hoover ukbettips-hoover
English (UK)GermanDE-CH-ATFrenchfr-FRPortuguspt-PTItalianItalySvenskaSENorskbokmlNorwaySpanishESRussianRomanian
Pronosticos apuestas deportivas - Pronosticos de futbol de las principales ligas

Best free betting tips and news

COPA DEL MUNDO FIFA 2014: RUSIA

Rusia vuelve al Mundial, por primera vez en una década y, al igual su entrenador, se dirige a Brasil con algunas cosas por demostrar.
FabioCapello

Como uno de los entrenadores más importantes de clubes europeos de su generación, su fracaso con Inglaterra en Sudáfrica 2010 y su brusca salida del cargo en la víspera de la UEFA Euro 2012, dejaron un sabor amargo para Fabio Capello.

Su reputación se vio empañada - entonces el italiano dejó claro desde el principio que él pretendía corregir algunos errores con Rusia.

"Después de que finalicé mi trabajo en Inglaterra, estaba enojado y quería seguir trabajando ", dijo en su primera conferencia de prensa, después de aceptar el cargo en julio de 2012.

Viktor Faizulin anotó el primer gol oficial bajo la dirección de Capello, así como Rusia inició su campaña hacía la clasificación con una victoria por 2-0 sobre Irlanda del Norte en Moscú - los mismos que iniciaban bajo una nueva dirección en la figura de Michael O'Neill.

Después de haber anotado un doblete para inspirar una victoria por 4-0 sobre Israel en Tel Aviv, Alexander Kerzhakov sentenció un final anticipado al asegurar una victoria vital por 1-0 sobre Portugal, dejando a los hombres de Capello con el máximo de puntos y sin goles en contra en sus tres primeros partidos.

De hecho, el portero del CSKA de Moscú, Igor Akinfeev, participó en cada juego del Grupo F y concedió sólo cinco oportunidades, respaldado por una defensa impresionante comandada por su compañero de equipo Sergei Ignashevich - una clara demostración del impacto de Capello sobre el equipo, después de no hubieran tenido éxito en la etapa de grupos de la Euro 2012, donde se entregaron en cada partido.

Las piezas de la maquinaria de Rusia son igualmente impresionantes, cuenta con un dúo de jugadores del Zenit St. Petersburg en el mediocampo, conformado por Roman Shirokov y Faizulin, entre ambos anotaron seis goles en la etapa de clasificación.

El primero anotó un penalti a seis minutos del final para despedir a Azerbaiyán por 1-0. Antes él y sus compañeros se encontraban al final de la recepción, con mismo marcador en partidos consecutivos y con una oscilación a mitad de campaña que amenazaba con descarrilar sus esperanzas.

Helder Postiga cobró venganza en junio para Portugal en Lisboa, antes Martin Paterson condujo a Irlanda del Norte a sorprendente victoria en el partido disputado en Belfast,  encuentro que fue reprogramado por el mal tiempo.

Un tranquilo lapso sin anotaciones fue seguido por cuatro goles en casa en contra de los "minnows" de Luxemburgo. En cualquier parte de Israel era, de lejos, un poco mejor que en Moscú - Vasili Berezutski , Alexander Kokorin y Denis Glushakov ayudaron a convertir los goles en el segundo tiempo en la victoria por 3-1 .

Esa dura experiencia no impidió a Israel hacerle a Rusia un gran favor en la próxima ronda de partidos. Cuando el equipo de Capello se encontraba goleando 4-0 Luxemburgo, Eden Ben Basat anotó en Lisboa, a cinco minutos del final, y así dejar relegado a Portugal con un empate 1-1.

El resultado dejó a Rusia sólo con la necesidad de un punto para clasificarse en su último partido en Azerbaiyán, allí Shirokov convirtió con pase de profundidad de Alexander Samedov en el minuto 16, pero los diez jugadores anfitriones crearon una gran algarabía en la tribuna con un cabezazo en último minuto por parte del suplente Vagif Javadov .

El objetivo de Rusia ahora será llegar a los octavos de final de la Copa Mundial, por primera vez desde que su equipo nacional fue establecido en 1992.

Bajo su anterior condición de URSS, fueron a los cuartos de final en 1958, 1962 y 1970, así como también fue un agotado semifinalista en 1966.

El reto para la actual cosecha de Capello, es escribir el capítulo más memorable en la historia reciente de Rusia, más que los cinco goles que en fase de grupos marcó Oleg Salenko en la victoria por 6-1 sobre Camerún en 1994.