facebook-hoover twitter-hoover behanse-hoover ukbettips-hoover
English (UK)GermanDE-CH-ATFrenchfr-FRPortuguspt-PTItalianItalySvenskaSENorskbokmlNorwaySpanishESRussianRomanian
Pronosticos apuestas deportivas - Pronosticos de futbol de las principales ligas

Best free betting tips and news

COPA DEL MUNDO FIFA 2014: BRAZIL

Mesmo sofrendo as críticas reservadas aos países-sede, o Brasil vai funcionar sob uma gigante expectativa em 2014
Neymar
Brazil forward Neymar

Antes de la Copa Mundial de la FIFA, los hinchas más curtidos de este país loco por el fútbol estarían forzados a admitir que el plantel actual no se compara con los grandes equipos de Brasil del pasado, que se han convertido en récord con cinco títulos mundiales.

Pero el victorioso entrenador del 2002, Luis Felipe Scolari, ha supervisado una etapa de renacimiento que llegó a su punto máximo cuando en junio aseguró la gloria por la Copa Confederaciones de la FIFA.

Un triunfo en casa sería, sin dudas, una forma de quedar perpetuado a través de los años para Scolari, quien se convertiría en el segundo entrenador de la historia en ganar dos Copas del Mundo, después de la Italia de Vittorio Pozzo en 1934 y 1938.

Esta oportunidad histórica fue concedida a Scolari en noviembre pasado, cuando el telón del mandato de Mano Menezes a cargo de la Selección nacional, se bajó abruptamente.

Nombrado como sucesor del capitán del equipo ganador de la Copa Mundial de 1994, Dunga, tras la eliminación de Brasil en cuartos de final a manos de Holanda en Sudáfrica 2010, Menezes estuvo a cargo de reacondicionar un equipo con jugadores maduros, mientras que implementaba un estilo atractivo, más en sintonía con la idea romántica de cómo debe jugar el equipo de las famosa camiseta amarilla.

El pragmatismo de Dunga, con un estilo basado en el contraataque, había ganado poca simpatía.

El amplio éxito de Menezes al llevar a cabo esta idea, se vio socavado por los fracasos en los dos torneos más importantes que tuvieron lugar durante su mandato.

Hubo humillación en la Copa América 2011, cuando Brasil se marchó después de no poder anotar ni un solo gol en la tanda de penales de cuartos de final contra Paraguay. Y un año después, el equipo de estrellas de Menezes se quedó corto en el último obstáculo en su búsqueda por un primer título olímpico: el doblete de Oribe Peralta llevó a México a un triunfo por 2-1 en Wembley.

Luego llegaron cinco victorias consecutivas en partidos amistosos, incluyendo dos cómodos triunfos 8-0 y 6-0 sobre China e Irán, respectivamente. Pero dos partidos más tarde, después de que Brasil había incluso superado sus temores en la serie de penales derrotando a rivales como Argentina en el Superclásico de las Américas, Menezes fue despedido.

El capricho del presidente de la CBF, José María Marín, subyacía la decisión de designar a Menezes por parte de su predecesor en el cargo, Ricardo Teixeira, y Scolari fue debidamente presentado con la oportunidad de hacer historia.

Las actuaciones iniciales y los resultados no fueron del todo alentadores y hubo descontento entre los hinchas por los dos empates 2-2 consecutivos como local que se jugaron en junio, ante Chile e Inglaterra.

Pero una semana después de que Paulinho le negara a Wayne Rooney el gol de la victoria en el Maracaná, los goles del segundo tiempo de Oscar, Kaká y un penal de último momento de Lucas Moura, hundieron a Francia 3-0 y significaron el trampolín al éxito de la Copa Confederaciones.

El torneo vio llegar a Neymar a la mayoría de edad como futbolista internacional, cuando el mediocampista de Barcelona tuvo una serie de espléndidas presentaciones que culminó en su gol en la final, y que junto al doblete de Fred, humilló al último campeón del mundo y de Europa, España.

Scolari continuó afinando la formación de manera efectiva desde el retiro de Ramires, que facilitó el cambio a un sistema 4-3-3 y dejó a su equipo con un agradable equilibrio entre ataque y defensa, mientras que los jugadores con más experiencia, como Kaká, Robinho y Maicon abrieron paso para volver de a poco a la contienda y proporcionaron su invaluable experiencia.

El tire y afloje -sin éxito con España- sobre los servicios del delantero del Atlético de Madrid Diego Costa-, sumado a la lesión de Fred, subraya la escasez de opciones de centro delanteros y Scolari debe utilizar toda su experiencia para negociar.

Pero la combinación de Scolari de talentos volátiles y un núcleo de jugadores fortalecidos en Europa podría volver a dejar al mundo del fútbol bailando al ritmo de la samba.